Es fácil recordar datos cuantitativos como nombres de picos, altitudes, desniveles, orientaciones, acotaciones geográficas, coordenadas GPS, grados de dificultad en diferentes escalas ... nos sobran mediciones y este blog es sólo para guardar pequeños detalles que sirvan para pulsar el nodo neuronal que dispara en nuestro cerebro evocaciones, recuerdos, sensaciones, sugerencias y demás impresiones cualitativas

2018-01-20

Tusal de l'Amurriadó (1791 mts), Puyalto (1782 mts)


Suaves lomas cimeras en la Sierra de Sis. Al fondo, la Sierra de Guara.
Haremos la última excursión del año el mismo día 31 de diciembre. No es fácil decidir dónde iremos. Hace frío y ha nevado hace tres días, así que no puede ser un sitio alto. Además, no podemos llegar tarde a casa, que hay cena familiar. Y Enrique está en el Valle de Benasque, y yo en la Vall Fosca, por lo que sería conveniente elegir un lugar lo más equidistante posible entre ambos puntos. Demasiadas exigencias previas? Se nos ocurre que hay un sitio que nos permite cumplir con todos los condicionantes: la Sierra de Sis, en el Valle del Isábena. Y a última hora se apuntan también Rafa y Susana, que están pasando unos días por la zona.
Vistas hacia el sur desde lo alto de la Sierra de Sis, con el valle del Noguera Ribagorzana, la Sierra del Montsec y el Congost del Monrebei al fondo.
La Sierra de Sis se alinea de norte a sur separando los valles del Isábena y del Noguera Ribagorzana, en la zona más oriental del Pirineo aragonés. El nombre, Sis, se debe a que allí se juntan los territorios de seis pueblos de estas montañas. Nuestro itinerario seguirá en gran parte una antigua cabañera, que trepa entre grandes paredes de conglomerado y recorre las altas lomas de la Sierra, siempre disfrutando de excelentes vistas.

Mallo Brocoló
Como disponemos de dos coches nos planteamos recorrer la travesía sur-norte de la sierra, saliendo de la pequeña aldea de Riguala, encima de Serraduy, y llegando a Beranuy, unos km al norte. A las 9 de la mañana ya estamos andando, siguiendo la pista que desde Riguala (a 900 m) sube al Coll del Vent. El mallo Brocoló es omnipresente en la primera parte del recorrido. Algunos tramos tienen encanto, como el que atraviesa un pequeño bosque de quejigos . En otros, en cambio, la línea de alta tensión que sigue esta parte de la ruta afea el recorrido. Servidumbres del progreso…, es lo que hay!


Llevamos 20 minutos andando y Susana se resiente de una lesión muscular. Tiene que parar. Vaya! Rafa y Susana se quedan. Acordamos con ellos volver a vernos dentro de unas horas en Beranuy. En el Coll del Vent (1300 m) empezamos a disfrutar de las vistas. Turbón y Cotiella, la Sierra del Montsec... Aquí ya tenemos una visión general de la Sierra que vamos a recorrer. El Mallo Brocoló marca su límite sur. Hacia el norte se extienden las paredes de conglomerado, que forman un zócalo muy vertical sobre el que se extienden las lomas suaves de la parte superior.

En el Coll del Vent. Al oeste reconocemos Peña Montañesa y Cotiella. A la izquierda, y más cerca, el Turbón y las laderas meridionales de la Sierra de Sis.

Enrique y el Turbón.

Pequeña charca para el ganado, y Mallo Brocoló.

Vistas hacia el sureste. Las nieblas invaden el valle del Noguera Ribagorzana, cerrado al fondo por el Montsec.
Campos del pueblo de Iscles
A partir del Coll del Vent, y hasta las cimas de la Sierra, seguiremos la antigua cabañera que los rebaños trashumantes de ovejas seguían en su ruta desde las tierras bajas hacia los ricos pastos del norte. Vamos ganando altura y las vistas se amplían. Vemos el valle por el que hemos llegado al Coll del Vent, afeado por la línea de alta tensión, y Serraduy abajo, en el valle del Isábena. Reconocemos La Pobla de Roda y, en un alto en la lejanía, la histórica Roda de Isábena. Los Morrones de Güell cierran el paisaje al fondo.



La ancha cabañera sigue al principio la base de las paredes de conglomerado. Las paredes parecen impedir el acceso a las lomas superiores de la Sierra. Sin embargo hay una debilidad en la muralla, el paso de Lo Grau, que el camino aprovechará para acceder a la parte alta.



Superamos Lo Grau y llegamos al collado de Carraduno a unos 1500 m. Aún nos quedará subir una fuerte cuesta para llegar a las lomas superiores, que se mantienen sobre los 1700 m.

En el collado de Carraduno.
Zoom hacia la histórica villa de Roda de Isábena. Llegamos a distinguir la torre de su catedral.

Hacia el sur nos queda el valle del Noguera Ribagorzana cubierto por la niebla y la sierra del Montsec. Reconocemos fácilmente el profundo tajo del Congost de Monrebei.
Iniciamos el largo recorrido por las suaves lomas superiores y sus cimas. Sucesivamente pasaremos por Roca Sirera, el Amurriadó (cima de la Sierra, con 1791 mts) y el Puyalto (1782 mts. Y también junto a dos grandes mojones de piedra, los pilarets de Tonic y Sant Marc, que suponemos que son hitos que marcan la ruta de la cabañera que vamos siguiendo. La visibilidad es extraordinaria, a pesar de ser un día con abundantes nubes, tanto altas como bajas. Al oeste distinguimos Peña Oturia y la Sierra de Tendeñera. Y hacia el este llegamos a reconocer Montserrat, muy cerca de Barcelona. Esto no ocurre muchas veces!


Siempre vigilados por el Turbón
Hacia el Isábena y el Ésera

Al norte el Macizo de Aneto-Maladetas
El sol ilumina la Sierra de Tendeñera, entre Peña Montañesa y el Turbón
Hacia el noreste adivinamos los picos de la Ribagorza catalana, que alcanzan los 2700 m: Corronco de Durro, Pica Cerbí y Tossal Llarg.

Por detrás de la Sierra de Sant Gervàs asoman con nitidez el Cadí y el Pedraforca, a bastantes kilómetros de distancia

Los Besiberris y el grupo de la Punta Alta. Entre ambos macizos queda el Valle de Boí

De las Maladetas al Feixant pasando por el Aneto y el Russell
Volvemos la vista hacia las lomas recorridas en la parte alta de la Sierra de Sis. Al fondo a la derecha queda la Sierra de Guara

El pilaret de Tonic y, detrás, los macizos de Eriste y Posets
Nos llama la atención la presencia de un par de caravanas en lo alto de la sierra. Son refugios pastoriles de ocasión?

Enrique en el Pilaret de Sant Marc
Tras coronar la última cima, el Puyalto, dejamos la cabañera, que continúa por el cordal de la sierra hacia el norte. Nosotros giramos al oeste. Nos preocupaba que la nieve, ahora más abundante, hubiera escondido el camino y dificultara el descenso. Pero no. La bajada es cómoda y está bien señalizada por las marcas del PR todavía visibles y, de tanto en tanto, por postes indicadores. No tardamos en pasar por las bordas de Beranuy, en bastante mal estado. Más tarde ya avistamos el pueblo en el fondo del valle.
Tras el largo recorrido por el cordal empezamos el descenso hacia el oeste

La nieve cubre pero no llega a ocultar la ruta
Bordas de Beranuy
El congosto de Obarra está iluminado por el sol. Al fondo la cadena que va del Gallinero al Basibé y, en una línea más lejana a la derecha, la Cresta del Medio y el Aneto.
El camino esquiva algunas zonas de conglomerado cerca del pueblo


Beranuy es un pueblo con encanto. Entre sus dispersas construcciones destacan la iglesia, que mantiene la torre románica, y el puente medieval que cruza el río Isábena.




A las 16.30 nos encontramos con Rafa y Susana, que nos esperan en el pueblo. Bonita jornada, buenos paisajes, una ruta con sabor histórico y etnológico, y buena compañía. Aún tuvimos tiempo de desplazarnos hasta las Ferrerías de Calvera, donde tomamos un café y charlamos brevemente, ya que el local lo estaban preparando para la celebración del Fin de Año. Una forma excelente de clausurar el año montañero.

31 Diciembre 2017. Enrique y Carlos 

2017-12-17

Turó de Frontonet (2421 mts)

Valle de Literola. Perdigueret 
Vane y Tom se encuentran en el valle de Benasque y se unen a nuestra salida clásica del puente de diciembre.
Nos apetece nieve, así que nos dirigimos al final del valle que es donde la podemos encontrar. Aparcamos el coche en el parquin de Literola con la intención de subir al Pico de Estós o al Turó de Frontonet, o a los dos, dependerá del horario, ya que queremos comer en casa.
Encuentro el valle de Literola irreconocible con la nieve; estuvimos en verano y ahora parece otro, pero también precioso. Hay nieve desde el inicio, por si acaso vamos equipados con raquetas, crampones y piolets porque no sabemos lo que nos podemos encontrar más arriba.
De momento una clara huella nos permite avanzar sin ninguna dificultad. Salimos del bosque y ya vemos el valle que avanza hacia el oeste. Al fondo enseguida descubrimos el Perdigueret y el Perdiguero, sorprendentemente con muy poca nieve, y es que los fuertes vientos del norte han hecho estragos, pelando las cumbres y amontonando la nieve en los valles. 

Marta, después de salir del bosque acomete las primeras pendientes

A nuestra espalda empiezan a verse las cumbres del circo de Cregüeña

Hacia el oeste. Perdigueret y Perdiguero
 Pasada una hora y media llegamos a la bifurcación de caminos. Recto seguiríamos valle arriba hacia la Laguna de Literola. Nosotros tomaremos el desvío a la izquierda. La huella desaparece y nos vemos obligados a calzar raquetas para aliviar la marcha. La nieve es bastante profunda.
Vane, Tom, Marta

Pasamos una palanca de madera que nos lleva hasta la cabaña de Literola, también llamada de Forcallo, a los pies del Turó de Frontonet, así que al final nos decidimos por este pico. (en el cartel del desvío señala 2 h 30 min. al pico de Estós y no vamos sobrados de tiempo)
Cabaña de Literola
Nuestro objetivo, la pelada cima del Turó (2421 mts)
Nada más abandonar el llano de la cabaña hemos de superar una fuerte pendiente al sur. La subida, sin descalzar raquetas, se las trae y nos hace sudar hasta desembocar ya en una pendiente menos dura que nos deja ver ya el collado de Frontonet.  Nos guiamos por instinto hasta que al final damos con una línea de mojones que nos llevará hasta el collado. A mitad de ladera nos sorprende el aleteo nervioso de una bandada de perdices nivales, con su plumaje blanco inmaculado, que escapan asustadas.


En el collado hacemos una parada para hidratarnos y comer algo. Vane, nutricionista, nos da unas masterclass sobre la importancia de la hidratación en invierno.(según explica, y aunque parezca extraño, la hidratación con bajas temperaturas es mucho más importante de lo que pensamos)
Dejamos las raquetas y las mochilas y cresteamos hasta la cima.
Cabecera del valle de Estós. Son visibles Bachimala y pico de Clarabide
Del collado a la cima es un ancho lomo que supera un corto desnivel inferior a 100 mts. Tanto desde el collado como desde la cima, podemos ver el valle de Estós a nuestros pies. 200 mts más abajo unos sarrios corretean por las praderas amarillentas mientras Tom desde su atalaya los mira con curiosidad.
 Las vistas son espectaculares: al sur todo el circo lacustre de Batisielles-Perramó, y un poco más al oeste Posets, collado de Gistaín y Bachimala. Al Este el magnífico circo de Cregüeña, y al Noroeste El Perdiguero.
Circo de Perramó. De izquierda a derecha, Tucas de Ixea, Escorbets, Mincholet, Batisielles y Posets


Tom otea un grupo de sarrios que corretean por el valle de Estós. Vaya vista!!!

Vane, Enrique, Marta

Hacia el norte, Salvaguardia

Inmenso circo de Cregüeña. De izquierda a derecha, Alba, Maladetas, Maldito, Aneto, Aragüells
 Es tarde y el pico de Estós se ve lejano, aunque creemos que es algo engañoso. Aún así decidimos dejarlo para el verano. Hoy ya se ha hecho demasiado tarde.
Comenzamos el descenso, bastante rápido hasta el cruce. El valle de Literola se nos hace interminable, como siempre. Interminable, no porque sea feo, sino porque siempre acabamos mal de tiempo. Esperamos algún disponer de él para disfrutar sin prisas.
Abandonamos la cima

Ultimo vistazo al Posets


Pico Estós y Turó de Frontonet


Poco a poco el cielo se ha ido velando de nubes altas que confieren al entorno un ambiente bien invernal.
Por fin alcanzamos el bosque, preludio de un final ya cercano. Efectivamente, el sonido de los coches que van y vienen por la carretera del Hospital de Benasque así lo indica.
Pasadas las 15,30 h estamos en el parquin. Ha sido una bonita matinal de 900 mts de desnivel. Mucha nieve en el valle y muy poca en la montaña. Jornada perfecta en inmejorable compañía.

7 diciembre 2017. Vane, Tom, Enrique y Marta

Temas relacionados