Es fácil recordar datos cuantitativos como nombres de picos, altitudes, desniveles, orientaciones, acotaciones geográficas, coordenadas GPS, grados de dificultad en diferentes escalas ... nos sobran mediciones y este blog es sólo para guardar pequeños detalles que sirvan para pulsar el nodo neuronal que dispara en nuestro cerebro evocaciones, recuerdos, sensaciones, sugerencias y demás impresiones cualitativas

2011-01-19

Pico dero Berde (2295 mts)

La reseña de Quique
El Pico dero Berde es una modesta cima de 2295 m. que se encuentra situado al SO de Panticosa, a caballo entre la estación de esquí al O. y el valle de la Ripera al E. Posee un gran atractivo: su panorámica de 360ºsobre las cimas emblemáticas del valle de Tena.
16 Enero 2011. Partimos del parquin de la estación de esquí por el PR Hu-95 en dirección E. Caminamos a través de un bosque de robles junto al Bolática. No hace frío, aunque toda la excursión va a transcurrir por la vertiente norte. Cruzamos el barranco y llegamos a una zona de panares (antiguas terrazas de cultivo comunal) donde vemos un refugio y una antigua cabaña de pastores. El Pico de las Escuelas se eleva ante nosotros. Cruzamos un cauce pedregoso y abandonamos el sendero, ascendiendo decididamente por una ladera herbosa bastante empinada en dirección a nuestra cima, la cual tenemos a la vista practicamente desde el comienzo. Vamos Fernán y yo; Rafa nos ha dejado huérfamos aquejado de una gripe o "pasmo", como dice él. Lo sentimos de veras; esta vez no tomaremos café.
La pendiente se va haciendo inhumana. Por fin llegamos a una especie de valle suspendido formado entre Pico Faceras y Pico dero Berde. Estamos a 1800 m, y es aquí donde comienza la nieve. La lluvia del puente de Reyes creó una línea de nieve ininterrumpida a partir de esta cota, y el espesor es considerable.
Descansamos un poco, ponemos crampones, y para arriba, hacia el sur. La nieve está más blanda de lo que es deseable, aunque tenemos suerte y encontramos una huella de raquetas que seguimos. Esta traza es de descenso, por lo que no es muy cómoda, pero peor es nada. Nosotros hemos visto que la nieve está alta y hemos dejado las raquetas en el coche. Ganamos altura y a nuestro alrededor divisamos todo un rosario de cimas. Nos sorprende sobre todo la visión de las cimas del Balneario, vistas desde una perspectiva poco corriente. La cara sur del Argualas, Garmo Negro, con la aguja de Pondiellos, los Picos del Infierno con su canal sur, que yo pensaba que sólo se veía desde Pondiellos, incluso la Grande Fache y los Picos de Marcadau. Estamos ya en la loma que da acceso a la cima, y que se encuentra bastante al sur. En cuestión de minutos alcanzamos la cumbre. La visión de la desconocida vertiente norte de Tendeñera es sobrecogedora. Enfrente a nosotros se encuentra la brecha E. de Sabocos, pico que hice hace años con Rafa y Pedro. Fue un mes de noviembre, y había bastante nieve. Subimos por la pista de Hoz de Jaca. ¡¡Qué recuerdos!! Un poco más a la izquierda, la temible y oscura cara norte de Peña Forato, con su pared de 700 m. surcada por corredores imposibles. ¡Da miedo verlo tan cerca! Hacia el O. la siempre estética Telera, al E. el collado de Tendeñera deja entrever el macizo de las Tres Sorores. Al norte de este collado los casi desconocidos y lejanísimos picos de Mallarruego, Escuelas, Ferreras, y por detrás de ellos la mole del Vignemale.
No disponemos de mucho tiempo, no queremos coincidir con el retorno de los esquiadores, así que comenzamos a descender por la loma Norte. Aquí la nieve es considerablemente más dura que por el valle suspendido. Avanzamos rápidamente con los crampones. Llegamos a la cota 1900, fin de la nieve, pero como la ladera de hierba es tan empinada, seguimos con los pinchos puestos hasta el pequeño refugio situado a 1600 m. Es la primera vez que desciendo con crampones por hierba, pero la sensación es de seguridad total.
Estamos en los panares, junto al antiguo abrigo de pastores, testigo mudo de otros tiempos. De nuevo el río Bolática, el bosque de robles, y al fondo el bullicio de la estación. Ya estamos en el parquin.
Ha sido un día espléndido. Un pico impresionante, no por su modesta altitud, pero sí por sus vistas únicas. Soledad total a unos centenares de metros de uno de los lugares más turísticos del valle de Tena. Esto no tiene precio. Sólo ha faltado el café. Rafa, nos lo debes.
Enero 2011. Fernán, Enrique
Temas relacionados