Es fácil recordar datos cuantitativos como nombres de picos, altitudes, desniveles, orientaciones, acotaciones geográficas, coordenadas GPS, grados de dificultad en diferentes escalas ... nos sobran mediciones y este blog es sólo para guardar pequeños detalles que sirvan para pulsar el nodo neuronal que dispara en nuestro cerebro evocaciones, recuerdos, sensaciones, sugerencias y demás impresiones cualitativas

2015-03-08

Gratal matinal (1547 mts)

Pico Gratal, desde el collado de las Calmas
 Menuda semana de nieve hemos tenido. Una ola de frío en toda regla. En el Pirineo han caído intensas  nevadas. La televisión nos da profusa información. El riesgo de aludes está en nivel V. Nos apetece ver como está el Prepirineo, porque según parece hasta Monrepós llegó a estar cortado al tráfico, y ésto pocas veces sucede. Llamada telefónica el sábado tarde y todo listo. Iremos al Gratal, pero eso sí, en versión matinal. A comer a casita.
El Gratal es el pico emblemático de la Hoya de Huesca, no el más alto, pero su figura sobresaliente sobre la larga Sierra Caballera le confiere mucha notoriedad. Es bien visible desde el sur, sin embargo desde el norte pasa desapercibido.
El frío es intenso a primeras horas. Según mi termómetro, -10º. Dejamos el coche junto a la presa y comenzamos a caminar ya por nieve desde el mismo coche. Parece que somos los primeros, y afortunadamente hay abundantes huellas, ya que la nevada es considerable y evitaremos hundirnos excesivamente. El hielo invade todo. El paisaje es de lo más boreal. 
Primer sol sobre el Peiró

Chupones por todos lados

Más hielo

Pico del Aguila
Avanzamos hacia el oeste por la pista hasta el barranco por el que discurre el Gasoducto con sus señales amarillas. Aquí abandonamos la pista y tomamos la barranquera hacia el sur. Después de una fuerte subida alcanzamos el collado de Las Calmas teniendo ya a la vista el Gratal.


Siguiendo las señales del gasoducto.

Todo tieso hacia el collado de Las Calmas

Collado y primer vistazo al Gratal, algo lejano todavía

Desde el collado descendemos a un gran llano previo a la subida final. Aquí la nieve se ha amontonado por el efecto del viento. Calculo que supera los 50 cm. y estamos muy al sur del Pirineo. Qué pasada; incluso vemos algunas cornisas dignas de una mayor altitud.
Incluso hay cornisas de nieve en el collado
Al acercarnos a las laderas de Gratal, las huellas se vuelven erráticas y las hay por todos los sitios. Avanzan entre espesos matorrales de bojes y erizones que hacen muy farragosa la ascensión. El Gratal, un pico muy fácil y que por momentos se nos atraganta. Menos mal que los bojes dejan paso a una ladera más despejada donde la acumulación de nieve es menor y la marcha se agiliza en dirección a la cumbre.
Fernán cerca de la cima

Rafa, poco después



Hacia el Norte, Peña de Otal y a la izquierda cresta hacia Tendeñera
En la cima nada de frío. Nada de viento (sorprendente). Estamos solos, nadie ha subido. Comenzamos el descenso, y nos cruzamos con varios grupos. El resto del camino sin novedad hasta la presa. Eso sí, la temperatura debe de seguir muy baja porque todo continúa igual de helado que a primeras horas.


Dibujos caprichosos en la nieve

El desperdigado caserío de Arguís


A las dos de la tarde
Llegamos a la presa de Arguís, el embalse más antiguo de Aragón, que data ded 1704 y que fue recrecido en 1929. Numerosos grupos de turistas se han acercado hasta este lugar cercano a Huesca para ver el panorama y hacer algunos muñecos de nieve. Nosotros hemos cumplido por hoy. Ahora de regreso a casa después de haber visto los efectos del temporal en estas humildes montañas  
8 Febrero 2015. Fernán, Rafa, Enrique

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿qué te cuentas?

Temas relacionados