Es fácil recordar datos cuantitativos como nombres de picos, altitudes, desniveles, orientaciones, acotaciones geográficas, coordenadas GPS, grados de dificultad en diferentes escalas ... nos sobran mediciones y este blog es sólo para guardar pequeños detalles que sirvan para pulsar el nodo neuronal que dispara en nuestro cerebro evocaciones, recuerdos, sensaciones, sugerencias y demás impresiones cualitativas

2015-11-22

Tuc deth Pòrt de Vielha (2605 mts)

Estanh Redon, desde el Tuc deth Pòrt de Vielha
¡Qué bonitas son las excursiones en otoño! Las noches empiezan a ser frías pero cuando nos toca el sol la temperatura empieza a subir rápidamente. Los días suelen ser claros y la luz oblicua del sol contribuye a aumentar el relieve del paisaje. Pero al mismo tiempo en otoño los días ya son cortos, y esto implica que tengamos que buscar objetivos asequibles, que podamos alcanzar antes de que la noche se nos eche encima.
Como Enrique está en Villanova y yo en la Vall Fosca, pensamos en la cabecera del río Noguera Ribagorzana, que es la zona equidistante entre ambos puntos. Y en concreto nos decidimos por el Tuc deth Pòrt de Vielha, cima modesta de 2605 m situada justo encima del Túnel de Vielha, en la línea de crestas que separa los valles del Garona, al norte, y del Noguera Ribagorzana, al sur; o lo que es lo mismo, en la divisoria de aguas entre la cuenca atlántica y la cuenca mediterránea. Haremos una ruta circular, subiendo por el Pòrt de Vielha y bajando por el Estanh Redon y el valle de Conangles.
A última hora también se apunta Rafa. A pesar de los diferentes orígenes y de la longitud del viaje, con exquisita puntualidad ya estamos en Vilaller tomando café a las 9 de la mañana, tal como habíamos quedado. Un poco tarde, pero es que Rafa viene desde Zaragoza y el viaje desde allí es largo.
Iniciamos la ruta en el Hospital de Viella (Espitau de Vielha), junto a la boca sur del túnel. El edificio es un antiguo refugio de caminantes y caballerías que se desplazaban entre el valle de Arán y la alta Ribagorza atravesando el Puerto, antes de la construcción del Túnel de Viella. Desde hace unos años está restaurado y funciona como un refugio de montaña a pie de carretera, al lado de la boca sur del túnel, pero nos sorprende encontrarlo cerrado a cal y canto. Recordamos que la última vez que estuvimos aquí, en 2006, estaba abierto.
El camino del Pòrt de Vielha tiene un importante valor histórico. Adquirió un especial protagonismo durante el intento de ocupación del Valle de Aran por los Maquis en octubre de 1944. Como reza el cartel explicativo que hay junto a la boca sur del túnel, Aran fue el epicentro del episodio más destacado de lucha contra el régimen de Franco, en el que se pretendía introducir miles de guerrilleros a través de los Pirineos para derrocar al dictador y restablecer la República. Como respuesta a la amenaza, el ejército franquista construyó una serie de búnkeres para defender el país de una hipotética invasión por parte del maquis y de algún ejército extranjero. Varios de esos búnkeres todavía se conservan bien y se pueden visitar a lo largo de la ruta que nos lleva al puerto de Viella.

Valle de Mulleres 
Tomamos el camino que justo sobre la boca S del túnel de Viella sube siguiendo el valle del barranco que baja desde el Puerto. Tenemos por delante un asequible desnivel de 1000 m. Dejamos a la izquierda el valle de Mulleres, y el imponente Feixant, que asoma entre nubes. La ruta está bien señalizada, pero el camino atraviesa zonas erosionadas y se pierde algo la traza. Cuando llegamos al Prat dera Espona, un amplio rellano de pastos, mejora el trazado.
Poco más arriba nos llama la atención la presencia de tres grandes agujeros excavados en la ladera algo a la derecha de nuestra ruta. Nos acercamos a verlos. ¿Serán búnkeres? ¿Galerías de ventilación del túnel de la carretera que atraviesa la montaña y que discurre aquí unos 600 m por debajo de nosotros? ¿Bocaminas? No parecen ninguna de las tres cosas, así que nos quedamos con la duda.
El camino hacia el puerto está perfectamente señalizado
Extrañas cuevas excavadas en la roca. 
Se nota que en tiempos esta travesía era muy utilizada; sobre todo, claro, antes de abrirse la carretera del túnel en 1948. Las amplias lazadas y el trazado suave facilitaban el paso de animales de carga. Paramos a reponer fuerzas junto a uno de los búnkeres que jalonan la ruta y, tras continuar, enseguida llegamos a las cercanías del Puerto Viejo (Pòrt Vielh). Este collado, muy amplio, es el paso natural hacia Aran y en principio fue el utilizado para acceder a la vertiente norte. Sin embargo, el descenso por esa vertiente fue abandonado hace tiempo por la inestabilidad del terreno y la imposibilidad de mantener el camino en condiciones. Por este motivo el recorrido se modificó, girando bruscamente hacia el este para ganar altura lentamente hasta alcanzar lo que hoy se conoce como el Pòrt de Vielha, casi doscientos metros más alto que el Pòrt Vielh pero con un trazado bastante menos complicado.
Ascendemos suavemente hacia el Norte
Bunker
Al llegar al Pòrt Vielh giramos a la derecha en busca del Pòrt deth Vielha
Al sur, Tuc de la Contessa, 2776 mts
Mientras vamos subiendo el panorama se abre especialmente hacia el oeste, descubriendo paulatinamente la espléndida Forcanada y después, en un segundo plano, el grupo del Aneto y las Maladetas, que aparecen especialmente atractivos por encima de un collar de nubes.
Forcanada y Macizo de Maladetas
Imponente cara norte de Feixant
Cabecera del Noguera Ribagorzana. De aquel llano venimos
Pòrt de Vielha y Tuc del Pòrt. Allí vamos
Ya estamos en el Pòrt. Al fondo Valle de Aran y Tuc de Mauberme
Vista hacia el Sur, antes de empezar la rampa final a la cima
Una vez en el Puerto, sólo nos queda subir sin dificultad la cuesta pedregosa con rastro de camino hasta llegar a la cima (Tuc deth Pòrt de Vielha, 2605 m), donde hay algunos restos de la instalación de una antigua antena de comunicaciones.
Desde la cima el panorama hacia el norte se muestra totalmente despejado. Vemos perfectamente Viella y los picos fronterizos con Francia: Mauberme, Barlonguera, Valier. También destaca especialmente, cercano y hacia el NE, el Tuc des Hennes (Pico de las Mujeres, en aranés), que llama la atención por su color blanco reluciente en contraste con el color gris marrón de los picos próximos. El pico fue bautizado así en reconocimiento a su primera ascensión por una cordada femenina en 1960. 

Hay algo de viento del sur que va depositando nubes sobre la línea de cimas en la que nos encontramos; eso hace que la visión en otras direcciones sea menos clara, o incluso inexistente. Las cimas del grupo del Aneto se ven de manera intermitente, para acabar desapareciendo finalmente de nuestra vista. Al este destaca el Estanh Redon, muy grande a pesar del pequeño tamaño de su cuenca y, como su nombre indica, de formas redondeadas. 
Panorámica hacia Montes Malditos
Aneto, Coronas, Cresta del Medio. En primer plano la Forcanada
Hacia el Norte, justo debajo el Pòrt de Vielha, más a la izquierda y alejado el Pòrt Vielh
Pòrt Vielh y Picos fronterizos del Valle de Benasque con Francia: Pico de La Mina, Salvaguardia, Sacroux,..
Enrique y Carli en la cima, 2605 mts

Tuc des Hennes y Estanh Redon
Carli, Rafa, y el café de Rafa
Enrique y Rafa
Comemos entre nieblas que van y vienen y emprendemos el descenso. Hemos llegado al pico desde el oeste, pero para completar el círculo bajaremos hacia el este, siguiendo la amplia y suave loma pedregosa que se abate sobre el Estanh Redon. Su color tan oscuro nos lleva a pensar que debe de ser bastante profundo. Y en efecto,  consultada la wikipedia catalana (Vikipèdia) veo que su profundidad alcanza los 73 m; resulta que este ibón es el más profundo de los lagos no represados del Pirineo Catalán
Vielha
Antes de llegar al lago, hacia la cota 2400, la cresta se afila y el terreno se vuelve vertical, así que giramos a la derecha para poco a poco ir bordeando el lago unos 150 m por encima y acercándonos al desagüe del mismo. 
Descendiendo hacia el lago. Al fondo Tuc de Conangles entre brumas
Tuc des Hennes
Estanh Redon
Aquí encontramos el buen camino que baja hacia el valle de Conangles y enseguida empalmamos con el GR11 que comunica el Hospital de Viella con el refugio de la Restanca a través del Port de Rius. No tenemos más que seguir el GR para, en una hora más, llegar finalmente al Hospital. Eso sí, aún tenemos que atravesar el hayedo de Conangles; es precioso este bosque, con unas hayas que nos sorprenden con sus troncos gruesos, retorcidos y muy ramificados, quizá una señal de que estos árboles ya tienen una edad.
Ya en el GR. Abajo valle de Conangles

Bosque de Conangles
Vetustos ejemplares de hayas

Bonita actividad para un día de otoño. Hemos revivido algo de nuestra historia del siglo XX, hemos disfrutado de vistas espectaculares mientras las nubes nos han dejado, hemos pasado junto a un gran y espléndido ibón y, como colofón, hemos atravesado el bosque de viejas hayas de Conangles.

31 octubre de 2015. Rafa, Enrique y Carli

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿qué te cuentas?

Temas relacionados