Es fácil recordar datos cuantitativos como nombres de picos, altitudes, desniveles, orientaciones, acotaciones geográficas, coordenadas GPS, grados de dificultad en diferentes escalas ... nos sobran mediciones y este blog es sólo para guardar pequeños detalles que sirvan para pulsar el nodo neuronal que dispara en nuestro cerebro evocaciones, recuerdos, sensaciones, sugerencias y demás impresiones cualitativas

2016-04-18

Pic des Moines - Pico de los Monjes (2349 mts)

En la estrecha cima de los Monjes con el Midi d'Ossau al fondo
Apenas comenzada la Primavera, el invierno se resiste a desaparecer. Este año las nieves y las heladas comenzaron tarde, sin prisas. Hoy, a deshora, aparece un frente que cubrirá gradualmente todo el Pirineo de Oeste a Este. Nos gusta el invierno. Nos resistimos también a que se vaya.
Las previsiones para Astún son cielos cubiertos y nevadas a partir del mediodía, pero nos da tiempo para una ascensión rápida al Pic des Moines, pico de los Monjes para las gentes de la vertiente sur, una montaña situada justo pasada la frontera que curiosamente lanza una proa hacia Francia elevándose 50 mts por encima de su antecima fronteriza, esa línea pintada en los mapas que, luego en la montaña, no se ve por ningún sitio.
Salimos temprano de la estación de esquí de Astún. La nieve está tan dura que dejamos las raquetas en el coche, pero cargamos con piolet y crampones. Cruzamos una zona de rompealudes encaminandonos hacia el Ibón de Escalar, más o menos por donde nos parece porque la nieve cubre y desdibuja los relieves. Al poco tendremos que poner crampones para atravesar las laderas del Barranco de Escalar, muy inclinadas.
Pronto comienzan las panorámicas. Enfrente la Raca con su línea de telesillas. Detrás asoman Anayet, Vértice y Picos de Canal Roya
El día es desapacible, mucho viento que acentúa el frío intenso y arrastra las nubes que amenazan con engullirnos si tardamos más de la cuenta.
Pero nos gusta el invierno y tenemos que seguir, la nieve está muy dura y se deja caminar muy bien. El frente viene del Oeste
y aún no ha cubierto el macizo del Aspe, que se estira para aprovechar los últimos rayos del sol.
Mucha nieve, debajo del Pico Belonseiche, el ibón de Escalar totalmente helado. Tanta nieve amontonada por el viento que ni siquiera se aprecia la blanca superficie lisa característica de los ibones en invierno.
Vamos camino del Col de los Monjes, seguimos trazas y huellas, a ratos marcamos las nuestras porque la nieve deja subir por cualquier sitio, todo es uniforme. A nuestra espalda los picos de la Muralla de Borau, un marco incomparable.
Avanzamos en silencio, sólo se oye el viento y el crujir de los crampones en la capa helada de la nieve.
Abajo a la derecha puede intuirse donde estará cubierto el Ibón de Escalar. Dejamos la luz a nuestra espalda y vamos hacia el telón de fondo blanco grisáceo que confunde la línea nieve-cielo. 
Ganamos altura, modesta altura, y los paisajes aparecen pausadamente, En primer plano la cresta, herbosa en verano, que sale del Col de Somport y forma las cimas de Arnousse, Benou, Belonseiche y Punta del Escalar.
Llegamos al Col de los Monjes donde todas las miradas confluyen en el Midí d'Ossau.
De allí seguimos al col de Benou, ya al pie de la arista cimera al Pico de los Monjes pequeño pero altivo. 
La arista, en su inicio está conformada por una cresta suave sin grandes pendientes a los lados.
Panorámica de la Vallée d'Aspe y cumbres de Zuriza
Y la cresta suave se yergue los pocos metros que forman la pirámide cimera
Algunas rocas que defienden su identidad han conseguido expulsar la nieve, pero el invierno, que nunca entendió de individualidades, las ha recubierto con una capa de hielo; el piolet ayuda a superarlas con seguridad.
Pronto llegamos a la cima, cada vez más frío, cada vez más viento, ningún confort para echar un bocado. Tampoco hay mucho sitio para protegerse del viento, hacemos nuestra propia versión del "Llegué, ví, vencí" por el de "llegamos, vemos, bajamos".
Cima del Pico de los Monjes
Anayet, Escarra, Pala de Ip, Collarada, Moleta
Algunos montañeros aparecen como puntos minusculos por el col de Benou
Picos de Ayous
A pesar del frío, seguimos haciendo fotos, Quique llega a una gran seta de nieve donde me espera
A mí no me queda más remedio que bajar porque la cima, que sí entiende de individualidades, hoy no quiere tener a nadie.
Hemos salido  muy pronto, otros raquetistas o esquiadores se han lanzado a aprovechar lo poco que ofrezca este día que acabará muy pronto.
Nos detenemos a ver la ladera por la que hemos subido, al rato nos cruzamos con dos mujeres que siguen nuestros pasos. Breve saludo en la arista, información sobre la nieve y cada uno a su lugar.
Hace unos minutos, esas dos figuras seríamos nosotros
De vuelta al Col des Moines, un esquiador nos hace esta foto frente a nuestro querido Midí
A partir de ese momento, bajamos rápidamente consiguiendo llegar al coche cuando empieza a nevar más arriba y llover más abajo, No paramos hasta Villanúa donde conseguimos encontrar el lugar resguardado del viento para echar un bocado.  Estamos inventando el "Gastro-Trekk".

3 Abril 2016. Quique, Rafa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿qué te cuentas?

Temas relacionados