Es fácil recordar datos cuantitativos como nombres de picos, altitudes, desniveles, orientaciones, acotaciones geográficas, coordenadas GPS, grados de dificultad en diferentes escalas ... nos sobran mediciones y este blog es sólo para guardar pequeños detalles que sirvan para pulsar el nodo neuronal que dispara en nuestro cerebro evocaciones, recuerdos, sensaciones, sugerencias y demás impresiones cualitativas

2013-10-08

Perdiguero (3221 mts) con sus Hitos Este (3170 mts) y Oeste(3176 mts)

Hito Este desde la cima de Perdiguero
 ¡Qué bonitas son las excursiones en septiembre! Si hace buen tiempo los días son claros, no suele haber calimas, el sol ya no está tan alto como en pleno verano, y la luz más oblicua acentúa los contrastes de las montañas. Es todo un placer contemplar los paisajes lejanos, y también los más próximos, que se extienden ante nuestra vista. Los días aún son relativamente largos, y permiten buenas jornadas de montaña. 
El buen pronóstico para el fin de semana hace que nos decidamos por ir al Perdiguero, una de las cumbres señeras del valle de Benasque. Así que para allí nos vamos. La tarde anterior Rafa y Josan salen desde Zaragoza, y yo desde Sant Quirze. Nos juntamos en Graus y desde allí, ya juntos, compartimos el viaje y las charlas hasta el Albergue Pirineos, en el Run, donde nos atienden muy amablemente y donde pasaremos una cómoda noche en una habitación para nosotros solos. 
Cenamos un buen plato combinado en Casa Juan, en Castejón de Sos, y acabamos la cena con un chupito. ¡Qué buenos momentos! Estos ratos, en los que se habla de lo divino y lo humano, son ya media excursión. Al día siguiente madrugamos para empezar a andar ya con las primeras luces. En esta ocasión subiremos por el valle de Literola. Aunque el coche nos deja bastante altos, a unos 1600 m, tenemos por delante todavía otros 1600 m de desnivel. En fin, una buena y larga jornada de montaña.
El camino comienza serpenteando por un bosquete de pinos que no tarda en aclararse, de modo que enseguida nos vamos introduciendo en terreno de pastos, alternando zonas de pendiente más suave con otras más empinadas. 
Oímos alguna marmota, vemos buitres, y observamos que aún aparecen flores que no se han marchitado tras el largo verano. Reconocemos las plantas de digital (o dedalera en Aragón), con sus flores de un rojo fucsia intenso, y también las abundantes “quitameriendas”, que es precisamente en esta época cuando crecen. Los quitameriendas (Colchicum montanum) florecen al final del verano o comienzos del otoño, cuando las tardes comienzan a acortar. De ahí su nombre, ya que en esa época se adelanta la cena y se suprime la merienda.
El sol matinal ilumina el valle de Literola mientras que el valle de Cregüeña, al fondo, permanece todavía en sombra. Dejamos a la izquierda la cabaña del Forcallo y, más tarde, hacia los 2200 m, pasamos junto a una característica badina donde hacemos la primera y breve parada para reponer fuerzas.
Continuamos subiendo y ya distinguimos el agreste Perdigueret, y más allá los relieves más suaves, pero también bastante más altos, del Perdiguero. Siguiendo los hitos alcanzamos sin problema el ibón inferior de Literola, unas dos horas después de haber comenzado a caminar.
La ruta continúa bien marcada hacia el collado Ubago, donde la perspectiva se nos abre hacia el sur: el valle de Estós, Turbón, las Tucas de Ixeia, el Posets… ¡Cuántas montañas conocidas!
Desde el collado Ubago. Tucas de Ixeia, Aguja de Perramó y Pico Escorbets. Abajo, la pleta de Perdiguero y el valle de Estós
Carli y Rafa en el collado Ubago con el Posets detrás
Maupas y Boum. Se ve la placa SE, o placa Céréza, a la derecha de la loma cimera del Maupas. Según la clásica guía "Posets-Maladeta", de Armengaud y Jolis, esta es una de las más difíciles escaladas de los Pirineos, y sin duda la más continuada. Según otros, esta ruta es la gran olvidada de "Las 100 mejores..." de Bellefon.
Josan en la gran pedrera de la ladera NE del Perdiguero. Al fondo, Pico Remuñe y Peña Literola, y el valle del Ésera.
Nos da pereza enfrentarnos a la pedriza que cubre la ladera noreste del Perdiguero, pero cuanto antes lo hagamos mejor. No obstante, la visión que se va abriendo, conforme ganamos altura, hacia el lago de Literola y los picos fronterizos, nos anima la subida. Crabioules, Tusse de Remuñe, Maupas, Boum, Mall Barrat, Mall Planet, Mall Pintrat… qué bonito! Y aún más allá, la vista abarca hasta los picos araneses y del Pallars: Mauberme, Barlonguera, Valier, Mont Roig, Pica d’Estats… Cuántas montañas conocidas y todavía por conocer!
Nosotros tres, en la subida final que nos llevará a la cima del Perdiguero
Lago de Literola. Maupas, Boum, Mall Barrat, Mall Planet y Mall Pintrat. Al fondo, picos de Aran y del Pallars.
Ya muy altos, pasamos rápidamente por el inapreciable Hito Este del Perdiguero y llegamos a la cima principal del Perdiguero algo más de cinco horas después de empezar a andar. ¡No está mal! Rafa y yo nos felicitamos especialmente; hace 35 años que ya estuvimos juntos aquí, en aquella ocasión también con Enrique. ¡¡Pero si estamos en mejor forma física ahora que entonces!!
Seilh dera Baquo con su glaciar, Gourgs Blancs y cresta de Machimala
 Lago y refugio del Portillón
En la cima el paisaje se nos amplia hacia el oeste: Gourgs Blancs, Machimala, Lustou, los picos de Neouvielle. Y muy próximo el Seilh dera Baquo. También Josan y yo estuvimos ahí hace 35 años, cuando me acompañó en mi primer tresmil pirenaico. ¡Cuántos recuerdos!
Josan y Rafa se acercan al Hito Oeste del Perdiguero. Yo prefiero quedarme en la cima principal, disfrutar más tranquilamente de las vistas y fotografiarles desde aquí, con el valle de Estós entre nieblas y el Posets.
 Gourgs Blancs y Gourdon. Lustou. Al fondo, los picos de Neouvielle
Las nubes empiezan a cubrir la loma este del Perdiguero, por donde hemos subido, y por donde también bajaremos.
 Gourdon, paredes NE del Spijeoles y Hourgade. Al fondo, Neouvielle y Midi de Bigorre
 Tusse de Remuñe y Maupas
Quayrat y Lezat, y las llanuras del Garona por detrás
Zoom hacia el Midi de Bigorre, que nos permite distinguir claramente la característica antena y el observatorio astronómico de su cumbre
Cuando Rafa y Josan regresan del Hito Oeste, las nubes empiezan a cubrir las cimas y decidimos, en vez de bajar hacia el pico Royo de Literola como habíamos pensado inicialmente, volver por la misma ruta de subida. Iniciamos el largo descenso, siempre con el telón de fondo de la cresta de Alba, Cregüeña, las Maladetas, el pico Maldito y el Aneto. Una espléndida jornada de montaña con buenos y viejos amigos.
 Un fabuloso telón de fondo nos acompaña durante prácticamente toda la bajada
 Perdigueret e ibón inferior de Literola
En primer plano, la Forca de Remuñe. Detrás, Boum, Mall Barrat y Mall Planet. Al fondo, picos de Arán
 Josan y Rafa, ante el Perdigueret y los montes de Cerler
 Carli y Josan. Cresta de Alba, Maladetas, Maldito, Aneto y valle de Cregüeña
 Ibón inferior de Literola
Picos del circo de Cregüeña sobre el ibón inferior de Literola, para poner fin a una espléndida jornada de montaña con buenos y viejos amigos.

14 Septiembre 2013. Josan, Rafa, Carli. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿qué te cuentas?

Temas relacionados