Es fácil recordar datos cuantitativos como nombres de picos, altitudes, desniveles, orientaciones, acotaciones geográficas, coordenadas GPS, grados de dificultad en diferentes escalas ... nos sobran mediciones y este blog es sólo para guardar pequeños detalles que sirvan para pulsar el nodo neuronal que dispara en nuestro cerebro evocaciones, recuerdos, sensaciones, sugerencias y demás impresiones cualitativas

2015-06-17

Peña Roya (2578 mts) y Peña Blanca (2555 mts)

Pliegues verticales y Peña Roya, desde Peña Blanca
Peña Roya y Peña Blanca son dos modestas cimas que están situadas en el extremo oeste de la larguísima cresta de Tendeñera que avanza de Este a Oeste separando los valles del Ara y del Gállego. Sin embargo su imagen con estratos verticales que se precipitan más de 1000 mts sobre el embalse de Bubal es muy conocida en esta zona del valle de Tena. La ascensión se acorta mucho tomando la pista de tierra, aunque muy aceptable, que va desde Hoz de Jaca hasta la estación de esquí de Panticosa, en la cota 1800 mts. Un poco por encima de la estación del telecabina aparcamos el coche en un prado donde las marmotas corretean a sus anchas y comenzamos a andar por una pista de esquí que bordea el monte Mandilar en dirección Sur.
Las vistas muy amplias, aunque algo contaminadas visualmente por los remontes. Avanzamos por camino hacia el sur hasta llegar el ibón de los Asnos, donde salimos del entorno de la estación y damos por comenzada la ascensión.
Vista hacia Foratata y picos fronterizos. Ha nevado la noche anterior, contraste de blanco y verde.
Estación superior de telecabina
Macizo Argualas-Garmo Negro
Ibón de Sabocos y sierra Tendeñera
Ibón de los Asnos
Rodeamos el lago por la orilla norte e iniciamos una fuerte subida en línea recta, un tanto expuesta, para superar el resalte de la orilla sur. A la bajada veríamos que hay una senda más cómoda y segura, pero no tan directa, claro. Una vez superado llegamos a una vaguada herbosa con la bonita arista Arbex a nuestra derecha. Al fondo vemos ya nuestro primer objetivo, Peña Roya, y a su izquierda la larga cresta que va hacia Sabocos, donde divisamos una cordada que asciende por el corredor oeste de su vía normal.
Peña Roya, nuestro primer objetivo
Arista N. de Peña Roya, arista Arbex
Sabocos, vertiente N. El corredor de su vía normal impresiona visto desde aquí.
Superado el resalte del ibón de los Asnos
El valle se va encajonando y hace su aparición la nieve. Un pequeño descanso para comer algo, poner crampones y de nuevo para arriba. Ni rastro de hitos, igual es que subimos demasiado pegados a la arista y éstos van más a la derecha ... Por fin vemos una marca roja y blanca en una piedra, luego otra, y otra. Eso sí, muy desgastada la pintura. Ahora recuerdo haber leído que esta ruta forma parte de un GR que va de Santa Elena a Panticosa pasando por el Portillo Chetro. Siguiendo las marcas vamos acercándonos a la muralla que parece cerrarnos el paso. Hemos pasado de ni rastro de mojones a señales GR anormalmente cerca unas de otras. 
Al fondo, en el punto más bajo se debería encontrar el Portillo Chetro
Hacia el Este, y tras el collado de Otal, aparecen los Gabietous
Menos mal que hemos encontrado las marcas porque la muralla parece cerrarse sobre nosotros y aparentemente sin continuidad. Justo antes de estrellarnos en ella las marcas giran hacia la derecha y enfilan una especie de corredor pedregoso que desemboca en el collado denominado Portillo Chetro, tras el cual aparece el valle de Lasieso con un verde de primavera recién estrenada.
Justo antes de la pared giramos a la derecha hacia el Portillo


La sombra de la muralla se recorta en la nieve
Paso clave, rodeando el gendarme por la derecha, se llega al Portillo Chetro
Llegando al portillo, ibón de los Asnos allá abajo.
Vista al sur. Monte Sarasé y Sobrepuerto
Ahora el terreno se abre y enseguida salimos a la derecha a la pedrera que conduce a la cima de Peña Roya (2578 mts), presidida por unas antenas oxidadas y en desuso. Lamentable que semejante artefacto que aparentemente no sirve para nada no sea retirado.
La vista muy amplia. Al este la larga cresta hacia Sabocos, al oeste La Partacua. Al sur La Tierra de Biescas y el Sobrepuerto, Al norte los macizos de Sallent y Panticosa.
Llegando a la primera cima, Peña Roya
Sabocos, y a su izquierda Mallarruego
Ibones de Asnos y Sabocos. Destaca al fondo Dientes de Batanes y Vignemale
El horrible artefacto de la cima nos permite colocar la cámara para este autorretrato
Mallarruego
Vignemale
Balneario de Panticosa:  Batanes
Balneario de Panticosa: Macizo de Argualas
Muy cerca, al oeste se encuentra la cima gemela, Peña Blanca (2555 mts), que alcanzamos en 10 minutos o menos. La vista es parecida, aunque esta cumbre tiene la particularidad que nos permite ver muy abajo el pueblo de Hoz de Jaca y el embalse de Bubal, otorgando una perspectiva diferente. Al sur las suaves lomas del Sobrepuerto sobre las que destaca una muy verde Peña Oturia.
Breve paseo de Peña Roya a Peña Blanca
Peña Oturia muy verde por delante de la silueta de Guara
Peña Blanca
El corazón del Valle de Tena a nuestros pies
La Partacua y Collarada
Abandonamos la cumbre por el mismo itinerario. En el Portillo Chetro sopla un viento feroz, por lo que tenemos que resguardarnos en la vertiente sur. Un poco de descanso y algo de comida. En esto oímos voces y aparecen los cuatro montañeros que habíamos visto ascendiendo por la ruta normal a Sabocos, y que ahora regresan por la cresta occidental. Cambiamos impresiones con ellos y nos cuentan que son de Vitoria. Sacamos unas fotos y les dejamos camino hacia Peña Roya, mientras nosotros descendemos de nuevo hacia el norte por el camino de ida.
Aupa los de Vitoria
Intentamos ahora seguir las marcas del GR pero al final las perdemos y decidimos ir girando hacia la derecha para evitar los escarpes del lago de los Asnos. Al final encontramos una línea de hitos que enlaza con la ruta a Sabocos. Ahora ya por un camino bastante trillado alcanzamos la orilla del lago y poco después el lugar donde tenemos aparcado el coche. 
Sabocos desde una inusual perspectiva


Arista Arbex a Peña Roya


Vista hacia los Picos de Soba y Arriel
En resumen, una ascensión corta pero muy gratificante. Algunas veces es suficiente, otras ya toca madrugar más y hacer desniveles inhumanos. Las panorámicas de lo mejor que se puede conseguir por estos lares. En resumen, una muy agradable jornada montañera que acabó en Senegüé frente a unos huevos fritos con longaniza. Se puede pedir más?

16 mayo 2015. Rafa y Enrique

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿qué te cuentas?

Temas relacionados