Es fácil recordar datos cuantitativos como nombres de picos, altitudes, desniveles, orientaciones, acotaciones geográficas, coordenadas GPS, grados de dificultad en diferentes escalas ... nos sobran mediciones y este blog es sólo para guardar pequeños detalles que sirvan para pulsar el nodo neuronal que dispara en nuestro cerebro evocaciones, recuerdos, sensaciones, sugerencias y demás impresiones cualitativas

2024-06-10

Aspe (2640 mts)

 

Llegando a la cima del Aspe. Detrás, Llenas de la Garganta, del Bozo, y Bisaurín

Por motivos familiares salimos basante tarde de Zaragoza y llegamos casi a las 10,30 al aparcamiento de la Cleta, en el Valle de Aísa. No es la mejor hora para empezar una ascensión, pero es lo que hay, y afortunadamente la meteo está buena. Comenzamos la marcha por la conocida ruta hacia el norte, primero por pista, y luego, tras dejar a la izquierda la cabaña de Saleras, cruzamos el río Estarrún y tomamos la senda balizada que va ganando altura por la loma que separa el valle del Estarrún del valle de Rigüelo. Preciosas vistas hacia la derecha, Mallos de Lecherín y pico homónimo.
Cruzamos el Estarrún. Al fondo ya se ven Llena del Bozo, de la Gargante, y semioculto el Aspe

El bonito valle de Rigüelo, con el Lecherín, a la izquerda y sus mallos a la derecha

Avanzamos por la loma divisoria. Al fondo cabaña de Saleras

Vamos ganando altura poco a poco por un buen sendero, y al llegar a un abrevadero desvencijado nos dirigimos al paso clave para atacar la montaña de Aspe. Para ello torcemos a la derecha, y dejamos a la izquierda el itinerario hacia Llena del Bozo y Llena de la Garganta. Un par de escalones nos dan entrada a la ladera pedregosa que siguiendo el marcado camino rodeamos por la derecha, en dirección E. al principio y girando hacia el N. al llegar al extremo de esta pedrera colgada.
Llena del Bozo

En este punto abandonamos la ruta a la Llena del Bozo y giramos a la derecha

Salvando la barrera rocosa en este paso

Los sarrios aprovechan este pequeño nevero para refrescarse

Atravesamos la pedrera en dirección este y luego giramos al norte

Al final de ésta, sobre 2100 mts. alcanzamos los primeros neveros y llegamos a una gran planicie kárstica que la nieve cubre parcialmente. Nos acabamos de cruzar con cuatro montañero@s que descienden de la cima y afortunadamente seguimos sus huellas, ya que esta zona semicubierta de nieve está llena de grietas y simas. Hacemos un pequeño descanso en esta especie de hoya al pie del Llena de la Garganta y Aspe. A la derecha, y más lejos, Lecherines. Continuamos siguiendo las huellas en la nieve, y cuando no la hay, por los hitos abundantes. Nos acercamos a una barrera rocosa, de cuyo pie salen dos cortas chimeneas. Nosotros subimos la de la izquierda, pero tiene un “pasito” que nos obliga a emplearnos a fondo (III). Una vez superada la chimenea vemos que a la salida de la otra hay un gran hito. (Efectivamente mucho más fácil que la nuestra, como comprobamos en el descenso).
Sobre 2100 mts. alcanzamos los primeros neveros. Al fondo ya destaca la cima del Aspe

Afortunadamente tenemos una buena huella

Atrás queda la Sierra de las Blancas

Y ya tenemos el Aspe delante de nosotros

Un pequeño descanso. Vemos el itinerario a seguir y la trepada de la barrera rocosa

Hay dos chimeneas, y cogemos la que no es. Pero aún así no ofrece demasiado problema

Rafa ya está arriba. Ahora me toca a mí

Casi sin darnos cuenta llegamos a la divisoria un poco más arriba del Paso de La Garganta de Aspe. La ladera oeste del Aspe la tenemos delante de nosotros, y la cima 200 mts por encima. Esta ladera es muy ancha y en el extremo norte aflora la roca,  por lo que decidemos ascender por allí. Al principio no encontramos hitos, ya que la ruta veraniega va más al sur, ahora cubierta por un extenso nevero.
Ya cerca de la divisoria, cerca de la brecha de Aspe. Detrás, Llena de la Garganta


Nos quedan casi 200 mts hasta la cima. La Llena de la Garganta parece inaccesible

Más arriba, ya cerca de la cima, la nieve desaparece y retomamos la senda, que ya no perderemos hasta la cima, salvando primero (por nieve) la salida del corredor norte, y llegando al poste del vértice geodésico unos minutos después. La cima es extensa, sobre todo hacia el sur, y la vista desde aquí, fantástica. Se ven multidud de montañas, y eso que el cielo está algo caliginoso, sobre todo al oeste. Muy cerca de nosotros, Lecherín y sus Mallos. Más al este el macizo de Collarada. Al oeste, Llenas de la Garganta y del Bozo. Detrás el Bisaurín y ya muy desdibujadas todas las cimas de Oza y Zuriza, fronterizas con Navarra. Al norte, Candanchú y la Zapatilla a nuestros pies, y más allá el “señor” Midi d’Ossau y los gigantes Lurien, Pallas, Balaitous,...
Al fondo ya se ve la cima

Pero antes aún debemos cruzar la salida del corredor Norte

Aspe. 2640 mts

Vista hacia el norte. La Punta de la Zapatilla, en primer término

Gran cima, la del Aspe

Pico y Mallos de Lecherín

Bisaurín y Puntal de Secús

Collarada, el gigante local, por detrás del Lecherín

Estamos en la cima aproximadamente media hora, y comenzamos el descenso por el mismo itinerario, pero al llegar al nevero, lo tomamos y descendemos todo lo que podemos por él, hasta llegar de nuevo a la chimenea que permite descender la barrera rocosa, y volvemos a la nieve, que ya no abandonamos hasta que ésta desaparece. El resto del itinerario es común a la de la mañana. Al cruzar el Estarrún hacemos un pequeño descanso y comemos algo, antes de recorrer los escasos metros que nos separan del parquin. 

Descendemos aprovechando todos los neveros que podemos...

...y perdemos altura rápidamente

Atrás queda ya la Llena de la Garganta

Espectacular karst

Río Estarrún

Rafa ya había estado dos veces en el Aspe, y yo una, pero fue nada menos que en 1989. Aquella vez fue una ascensión de “Los López”, Ana, Carlos, y yo. Recuerdo que entonces la ruta por la pedrera iba pegada a la pared del Llena de la Garganta, y que hacía muchísimo calor. Estaba sembrado de grandes bloques y se me hizo duro de verdad. Esta ruta me ha parecido más llevadera.
Ya tocaba volver al Aspe.
Primavera en Rigüelo

Casi todos los López en el Aspe (1989)



5 Junio 2024. Rafa, Enrique

2024-05-28

Las Calmas (1581 mts), Gratal Vértice (1546 mts)

Desde las proximidades del Vértice de Gratal, vista hacia la Peña Gratal

 La meteo no parece muy buena en el Pirineo, y además no podemos salir temprano, así que como otras veces, tiraremos de prepirineo. Sopesamos varias alternativas, y al final optamos por seguir el itinerario del trail de Las Calmas, que parece bastante atractivo. La ruta parte de la parte baja del pueblo, junto al bar la Foz. Avanzamos junto a unos chalets y enseguida pasamos junto a la nueve depuradora, dejamos la subida a la cercana ermita de Soldevilla a la derecha y siguiendo al sur por un camino que sortea los campos de cultivo, alcanzamos la cola del embalse y ascendemos por una zona de margas en las que tenemos que ir atentos a los hitos.

Salimos de la parte baja de Arguís, atravesando campos de cultivo

Curiosa zona de margas calizas. Al fondo, Peiró

Atravesamos la cola del embalse

Alcanzamos la pista que viene de la presa y yendo a la derecha enseguida alcanzamos el desvío señalizado hacia Las Calmas. Para allí vamos, en principio avanzando por el fondo de un barranco seco que pronto abandonamos ascendiendo por un empinado sendero entre bosque de pinos, bojes e incluso algunos buenos ejemplares de hayas, todo muy verde. El camino cruza varias veces una pista, pero siempre seguimos hacia el cordal, hacia el sur. A 1500 m. llegamos a la divisoria, en un enorme prado superverde. Ya vemos muy cerca, a nuestra izquierda el pico de las Calmas y su sendero de acceso.
Ascendemos por el fondo del barranco...

...y continuamos por buen sendero entre bosque...

...llegando tras fuerte subida a la divisoria. Al fondo ya vemos Las Calmas (1581 mts)


Buenas vistas hacia la Hoya de Huesca, y un poco más a la derecha despunta ya la cumbre de la Peña Gratal. El día ha empeorado bastante, el sol de la mañana ha dado paso a las nubes, cada vez más negras, y un vientecillo fresco nos empuja a no detenernos y seguimos hacia la cercana cima, que alcanzamos enseguida por un buen sendero que en algún punto se empina. Estamos en Las Calmas (1581 mts). Buenas vistas hacia las cumbres cercanas de la Sierra Caballera y Sierra de Guara, sobre todo, Pico del Águila, Tozal de Guara hacia el este, y Peña Mediodía y Peña Grata hacia el Oeste. Al sur, la extensa planicie de la Hoya, todo muy verde. En el poco tiempo que estamos en la cima pasan por allí tres runners, cada una aparece por un lado diferente, y desaparecen como una exhalación. En Arguís nos hemos cruzado con otros dos. Es día laborable, y aún así…, se nota que estamos en un territorio trail por naturaleza.
Vista hacia el este. Pico del Águila y Tozal de Guara

Hacia el oeste, el Pico Peiró

Hacia el SO. Peña Mediodía y Peña Gratal. Por delante de él el vértice de Gratal. Hacia allí iremos ahora

La Hoya de Huesca a nuestros pies

El viento sopla fuerte y la temperatura es bastante fresca, así que nos abrigamos bien y aprovechamos para comer algo. Descendemos de nuevo al collado, y ahora seguimos un sendero muy bien marcado hacia el oeste,  abajo a la izquierda se perfila el barranco de San Julián, que hace unos días visité con Ana. El itinerario bordea la cumbre de San Julián (1528 mts) por el norte y enseguida aparece nuestra siguiente cumbre, el Pico Gratal , que alcanzamos seguidamente (1546 mts). Esta cumbre, donde se sitúa el Vértice geodésico no se debe confundir con la Peña Gratal, que tenemos justo enfrente, al sur, y cuya imagen es archiconocida.

Sobre la divisoria. Abajo el Barranco de San Julian, a la derecha Peñas de Mediodía y de Gratal

Vértice de Gratal (1546 mts)

Montaña icónica de la Hoya de Huesca. La Peña de Gratal

Continuamos hacia el oeste, cruzamos el gasoducto y continuamos por una pista hasta encontrar un hito que marca una senda descendente a la derecha.  A través de un bonito bosque perdemos altura cómodamente hasta volver a salir al gasoducto, ya en su parte final. Alcanzamos la pista que conecta con la presa del embalse y seguimos a la derecha, alcanzando de nuevo el sendero de la mañana.
Encrucijada de caminos al cruzar el gasoducto

Llegando de nuevo a la pista de la presa. El "elegante" Peiró

Antes de llegar a Arguís visitamos la ermita de Soldevilla, que según reza el cartel es del siglo XVII. El edificio ha sido restaurado recientemente, y la verdad, no se observa ningún elemento que pueda atestiguar la fecha del letrero. Está situada en un bonito entorno, buen mirador sobre el embalse, y aprovechando alguno de los bancos, hacemos un último descanso antes de alcanzar de nuevo el parquin. 
Ha sido una buena excursión, 750 mts de desnivel y 14 km de recorrido por esta zona trailera, con una meteo fresca y nubosa que nos ha dejado muy contentos. Es una zona que hemos recorrido muchas veces, pero aún así siempre sigue sorprendiendo.
De nuevo en las margas, ya muy cerca de Arguís

Antes de finalizar, un pequeño descanso junto a la ermita de Soldevilla


Las margas suelen considerarse tierras estériles, pero a veces surgen sorpresas

Ermita de Soldevilla

Track

22 Mayo 2024. Rafa, Enrique
Temas relacionados