Es fácil recordar datos cuantitativos como nombres de picos, altitudes, desniveles, orientaciones, acotaciones geográficas, coordenadas GPS, grados de dificultad en diferentes escalas ... nos sobran mediciones y este blog es sólo para guardar pequeños detalles que sirvan para pulsar el nodo neuronal que dispara en nuestro cerebro evocaciones, recuerdos, sensaciones, sugerencias y demás impresiones cualitativas

2021-07-07

Ibón de Gorgutes

 


Hace días que no hemos salido a la montaña, y ya toca. Nos encontramos en el valle de Benasque, y optamos por una excursión corta, agradable y con un paisaje realmente bonito. Dejamos el coche al final de la mal llamada carretera de Francia y empezamos a ascender por el sendero balizado que no tiene pérdida hasta llegar al lago. La ascensión nos llevó un poco más de una hora, en la que disfrutamos de unos prados verdes de pura primavera y vistas hacia la Maladeta todavía con una buena capa de nieve que imagino irá desapareciendo en los próximos días. Una vez en el lago disfrutamos de una soledad total e increíble, ya que este lugar es de los más visitados del valle. Ascendimos un poco más hasta el puerto de la Glera donde la gabacha campaba por sus anchas y trepaba por el pico de la Glera hasta desaparecer por el efecto foehn. 
Antes de deshacer nuestro camino hacia el fondo del valle nos desviamos unos metros para ver el bonito y escondido lago de la Montañeta bajo la pared sur de esta montaña.


Mirando hacia Salvaguardia

Zoom a la Forcanada


Cruzando el torrente de Gorgutes

Mall Pintrat y cresta de Estaouas

Maladetas

A orillas del lago, a la sombra del Mall Pintrat


Puerto de la Glera

Pico de la Glera. Abrazo de la Gabacha



Lago de la Montañeta

Hacia el Este





En resumen, una gratificante excursión para ir preparando la temporada estival.

29 Junio 2021. Marta, Enrique







2021-05-27

Foz de la Fuenfría

Iniciando rápel

 La montaña me sigue sorprendiendo. Cuando parece que ya has conocido todo, preparamos una pequeña salida sin más interés que salir al monte para despejarnos y nos quedamos alucinados de todo lo que nos queda por hacer todavía. Conocía de la existencia de la Foz de la Fuenfría, en el valle de Rasal, junto al río Garona. Si, la conocía porque hace muchos años, en compañía de tres amigos intentamos descenderla como finalización de una excursión y para poder escapar hacia el valle del Garona, donde estábamos acampados. Entonces no conocíamos este tipo de terrenos en lo que el curso del agua durante miles de años ha pulido la roca y ha creado saltos imposibles de descender sin equipamientos. Se nos hizo de noche y tuvimos que volver al día siguiente sobre nuestros pasos para poder  volver al punto de acampada.  Ya sabía que la vecina Foz vecina de Moliniello se descendía con técnica de barranquismo desde hace años, pero nada había oído de la Foz de Fuenfría. Hace poco, buscando en internet, vi que estaba equipada con un cable para ascenderla y luego se podía bajar rapelando, estando perfectamente  preparada para su descenso.
Viajando desde Zaragoza, y tras pasar por Arguís, tomamos la carreterita que tras pasar el Collado de Labarza entra en el valle del Garona, deja atrás Bentúe de Rasal y el mismo Rasal, y tras poco más de 2 km aparcamos junto a un campo, teniendo ya enfrente la Foz.
De izquierda a derecha foces de Fuenfría y Moliniello

Caminamos por la orilla oeste del campo y llegamos al río que cruzamos quitándonos las botas, ya que no vemos muy claro el cruce, y empezar ya mojados….como que no. Una pista que atraviesa lo que parecen antiguos campos de cultivo y un escueto bosque de pinos es el corto acceso al inicio de la Foz.  Está claro que estamos en un terreno jabalinero, enseguida vemos una torreta de las usadas para las esperas de caza. Poco más adelante el final de una tirolina que viene desde el interior de la garganta, sin ver su comienzo. Leí que había una tirolina de unos 10 metros, pero ésta no es…
Nos introducimos en la estrecha foz, y enseguida aparece el cable a nuestra derecha. La progresión es fácil, incluso en algunos pasos parece como si hubieran tallado algún escalón en la roca. Algunos cabos de cuerda en puntos estratégicos ayudan en la progresión. En poco tiempo llegamos arriba, pero nuestra idea es intentar ascender el Tozal del Rasé, una cumbre de poco más de 1000 mts. que separa las Foces de Fuenfría y Moliniello, y que destaca sobre el valle del Garona. Ascendemos por una pedrera lamentable, de esas que subes y bajas en el mismo paso. Tras un buen esfuerzo desembocamos en un bosque poco menos que impenetrable  en el que la progresión es lentísima. Tan sólo eran 200 mts de desnivel, pero después de un buen rato luchando contra los elementos decidimos descender. El terreno del bosque es un auténtico laberinto, y menos mal que Rafa ha ido marcando con hitos toda la subida, lo que nos permite descender rápido hasta el inicio del barranco. Nos cruzamos con un grupo que están de cursillo, y nos comentan que la tirolina larga que hemos visto al principio la usan los cazadores para poder bajar las piezas cobradas en las cacerías. Mejor no venir por aquí en época de caza.
Cruzando el río Garona

El cable de la tirolina que según contaron utilizan los cazadores

Entrando en la garganta

Empezamos...

Además del cable, también hay cabos de cuerda


Marta, no me pises las Ramondas

Vista hacia atrás



Salimos de la Foz

Una vez fuera de la garganta, iniciamos subida por la glera

Vista hacia el sur. Valle de Fuenfría y Pusilibro

Hasta aquí hemos llegado. La selva virgen debe ser algo parecido

A partir de ahora descendemos enlazando los rápeles, perfectamente instalados, incluso alguno de ellos con varias opciones para el descuelgue. Creo que en total son cinco dobladas, que no pasan de los 12 metros. Alguno  tiene una salida de “decisión”, aunque un poco más a la derecha otro anclaje lo hace más sencillo. El cauce estaba completamente seco, exceptuando alguna pequeña poza de agua retenida en la que no es difícil acabar pescando…
Rafa, experimentando con la tirolina. A poco tenemos que llamar al GREIM para poder descolgarlo 

¿Pescó Marta...., o no?




Esta excursión ha sido toda una sorpresa. Hacer la foz se queda bastante corto, pero si te inventas algún alargue merece la pena. Nosotros volveremos, e intentaremos darle continuidad combinando con itinerarios por Moliniello. Buscaremos alternativas., aunque sea con una desbrozadora.

Ramonda myconi

Saxífraga longifolia

Otra Saxifraga en flor, lo cual solo sucede una vez en su vida

22 Mayo 2021. Marta, Rafa, Enrique





2021-04-11

Tuca del Dalliú (2532 mts) (Pico de Estós)

 

Primeras rampas nevadas tras dejar atrás la cabaña de Literola

Situados en la Villa de Benasque, las Tucas de Ixeia apenas dejan ver otras montañas. Tan solo el puntiaguado Pico de Cerler, al este, ocupa un lugar privilegiado. Sin embargo, saliendo al norte, y una vez rebasadas las imponentes Tucas enseguida a la izquierda aparece una montaña que ocupa el flanco norte de la entrada al Valle de Estós. Esta cumbre, herbosa por esta vertiente, es el Pico de Estós, también llamada Tuca del Dalliú. Es un pico relativamente bajo para la zona, tan solo 2530 mts, pero tiene una situación estratégica, entre el citado Valle de Estós y el contiguo de Literola, y al mismo tiempo, como es el último pico antes de caer hacia el valle del Esera tiene una magnífica panorámica sobre la totalidad de este valle y enfrente, al este el Circo de Cregüeña. 
Dos veces he intentado anteriormente ascender esta cima, siempre en invierno y  por Literola, habiendo fracasado en ambas, y no por su dificultad, sino porque opté por ascender primero al vecino Turó de Frontonet (2420 mts). Desde esta cima todavía se ve lejana la Tuca del Dalliú…, y tan cansado…..Pero esta vez subiremos directamente desde la Cabaña de Literola.
A las 8’15h, Marta, Francine, Rafa y yo comenzamos la archiconocida ascensión por el camino de Literola. No sé la cantidad de veces que hemos pateado este valle, unas veces hasta la Cabaña, otras más arriba, hacia esa especie de “Concordiaplatz” que es el circo de Literola con su Ibón Blanco  rodeado de tresmiles. El sendero atraviesa un escueto bosque y tras pasar un antigua mallata de ganado toma dirección oeste hasta el desvío de la cabaña, a la izquierda La Tuca del Dalliú, muy nevada, y mucho más rocosa que su vertiente sur. A la derecha las fuertes pendientes herbosas de la Tuca de Literola (2841 mts) completamente peladas. Y es que el invierno que por momentos pareció fuerte, duró poco y dio paso a muchos días sin nieve y temperaturas altas. Muy poca nieve en vertientes sur…
Valle de Literola. A la izquirda la Tuca del Dalliú


Cruzamos el torrente de Literola para acceder a la cabaña 

Tras detenernos en la Cabaña, aprovechamos para comer algo, poner polainas y crampones, ya que a partir de aquí la nieve ya no la abandonaremos, y está bastante dura.
Cruzamos el barranco de Les Fites de Perdigueret y tomamos una huella hacia el SE. Una traza más atrevida se despega de ésta en dirección sur y la tomamos, ganando altura en un periquete. La pendiente es fuerte, pero con los crampones no problem.
Primeras rampas nevadas. Barranco y Pico de Perdigueret



Extensas campas nevadas bajo las paredes del Turó de Frontonet



Casi sin darnos cuenta llegamos al collado que separa el Turó del Frontonet de la Tuca del Dalliú. La cresta, bastante ancha, es rocosa, y la nieve, más bien hielo, alterna con la roca. Se sube bien, pero hay que ir con cuidado. La vista se ha abierto hacia el sur y el circo lacustre de Batisielles con sus emblemáticas agujas y lagos confiere un aspecto alpino a la ascensión.
Coronamos la Tuca del Dalliú o Pico de Estós (como guste) tras cuatro horas de ascensión (paradas incluidas). La visibilidad, a diferencia de los días caliginosos anteriores, es muy buena. Estamos en un mirador a 2532 mts y la panorámica es circular.
Ganamos altura y asoman ya los colosos de la zona. Al fondo Perdiguero, y a su izquierda Seilh dera Baquo, y más lejos los Picos de Clarabide

Llegando al collado del Dalliú. Vista hacia la cresta oeste que ascenderemos

Ya tenemos visibilidad hacia el sur. Circo de Batisielles

Marta llega a la cima

Marta, Francine, Rafa, Enrique

Disfrutamos por unos momentos de las maravillosas vistas. Circo de Batisielles, Posets, el valle de Estós a nuestros pies, Perdiguero, Crabioules, etc. 

Al sur, Valle de Benasque

Al norte, Llanos del Hospital

Circo de Cregüeña

No estamos mucho en la cima, tenemos que bajar al valle a comer, aun así tenemos que esperar un poco a Rafa que se ha entretenido mirando no sé qué. Descendemos con cuidado y  tras llegar al collado, abandonamos la ruta de subida y bajamos por una línea de huella hacia la derecha por un vallejo secundario siguiendo a un grupo que venían del Frontonet. Esta ruta resulta ser la que viene de la cabaña, pero dando un rodeo para evitar la línea de máxima pendiente. El sol ha reblandecido la nieve considerablemente y hace que la marcha sea bastante penosa, incluso Marta se hunde en un hueco y casi tenemos que llamar al Greim para que la saque. Por fin llegamos a la cabaña de Literola, con más esfuerzo que el que esperábamos.

Al contrario que en la subida, ahora, para llegar a la cabaña, tomamos una ruta que evita los rampones iniciales.

Contraste entre laderas sur y norte



Nos desquitamos de polainas y crampones y continuamos valle abajo. Curiosamente, este tramo de vuelta que se me suele hacer bastante tedioso, en esta ocasión me resulta relativamente agradable con el telón de fondo de las enormes montañas de Cregüeña.


Dejamos atrás la "mallata" antes de entrar en el bosque

Una montaña muy accesible (900 mts de desnivel) en verano, no tanto en invierno, donde su vertiente norte guarda mucha nieve hasta avanzada la temporada. La hemos disfrutado a tope, qué pena que es un poco tarde y no nos podemos tomar la birra de rigor. Para otra vez será.

4 Abril 2021. Marta, Francine, Rafa, Enrique



Temas relacionados